Nos encontramos en:

Av. Oeste 3, entre Esq. Poleo a Buena Vista, Resd. Villaflores, Piso 9, Ofc. 92 Altagracia, Parroquia Altagracia, Municipio Libertador, Distrito Capital, C.P. 1010 Republica Bolivariana de Venezuela.

Tele-Fax: +58 2128605267 Cel: +58 4263362487

/ +34 672867905 / +34 672867982

@: fundacionsantiagojose@gmail.com

Atrévete a vibrar con esta historia de vida


CAPITULO 8

PERIODO DE HOSPITALIZACIÓN

22-06-2012 AL 28-04-2013

CLÍNICA EL ÁVILA - VENEZUELA

6to MES DE VIDA, 3er MES DE HOSPITALIZACIÓN

PERIODO DEL 22-08-2012 AL 21-09-2012

 

Nuevamente me encuentro en estado crítico, por todo lo sucedido antes y después de la Traqueostomía, me lleno de aire como un globito, la rotura de tráquea que informan los médicos, me causa Enfisema Subcutáneo, Enfisema Pulmonar, Neumomediastino, Neumoperitoneo y Neumotórax; me colocan en estado de sedación permanente, me suspenden toda la comida, comienzan a aplicarme terapias de calor con compresas de gel indicadas por medico intensivista.

Transcurren los días, y mis padres van viendo mi deterioro, el enfisema subcutáneo va disminuyendo muy lentamente, y así van pasando los días. Me siento muy malito, tengo dolor y sufro por toda la presión del aire en mi cuerpo, solo escucho las palabras de mis padres pidiéndome que luche, que me aman profundamente, que me quieren en casa, en familia, que hable con Diosito y le pida nuevamente que me proteja y me bendiga para que salga de estas lesiones que me han causado.

Ya es 31 de agosto de 2012, en horas de la mañana me hacen un ecocardiograma Dopller, que bien! el doctor dice a mis papis que hay una leve mejoría en comparación con el anterior estudio, entre tanta angustia una noticia alentadora, incluso comenta que era la mejor imagen y resultado de todos los eco que me habían realizado, que felicidad y alegría para mis papis y para mí una hermosa luz en el túnel… voy mejorando.

Continúan con el tratamiento de calor para eliminar enfisema subcutáneo, viene el personal de enfermería de la Clínica el Ávila,  a colocar las compresas, Ayyy Dios pero están muy calientes, no puedo avisar…., me dejan las compresas mucho tiempo al punto de que me han causado  quemaduras graves de 2do y 3er grado profundas en algunas partes de mi cabeza, frente y cuerpo, incluso pierdo parte de pelo y de mis células epiteliales en frente y cabeza, imaginen lo caliente que estaban las compresas. Además en ese mismo día, sufro un paro cardiopulmonar de 3-4 minutos según  uno de los informes médicos que nos dieron, es curioso el informe que le dan a mis padres no dice nada del paro cardiorespiratorio, y otro informe si dice que sufro de un paro cardiorespiratorio, duplicidad de informes médicos que extraño.

Que más me va a suceder estando aquí, mis papis me han traído a que me brinden atención sanitaria y no a que me lesionen. En primer lugar, en el mes de julio me dejan paralitico en circunstancias totalmente confusas e inexplicables, en agosto según médicos me rompen la tráquea en 3 zonas, y ahora me queman y ese mismo día sufro de un paro cardiorespiratorio. Sumado a todo esto, a mis padres no les permiten ver mis quemaduras pues les señalan verbalmente algo totalmente distinto, son engañados.

Empiezo a desvanecerme día a día. Deteriorándome e inestable mis padres desesperados empiezan a investigar y a exigir que quieren ver lo que está pasando debajo del vendaje con el que me cubren las quemaduras mientras ellos entran a verme. Mi mami pregunta reiteradamente porque estoy vendado y solo le dicen que debe estar así y me la cubren para evitar infecciones y al parecer es una infección en la piel o una alergia medicamentosa,… Así mis papis permanecieron 25 días sin saber lo que realmente me había pasado y como me habían quemado.

Comienzo a caer en un proceso de sufrimiento, dolor, desvanecimiento, desnutrición severa, se empeora mi condición cardiaca, empiezo a agonizar lentamente. Mis papis preguntan y preguntan cada día que me sucede, que desesperación, pero ellos con esa fortaleza y amor puro, sólo continuaban diciéndome que no dejara de luchar, que Dios está con nosotros y que escuchará nuestras suplicas, nuevamente la Fe y Esperanza nuestros estandartes…Yo sin poder valerme por mi mismo para decir la verdad y lo sucedido, como es posible que profesionales de la salud, de edad adulta actúen en detrimento de un niño de meses de nacido, y peor aun dicen ser especialistas pediatras.

Pasan los días, Dios nuevamente se sienta en mi cuna y junto a él, la Virgen María, los Ángeles y el Dr. José Gregorio Hernández comienzo a recuperarme de forma milagrosa, muy poco a poco, empieza un largo periodo de recuperación, disputas y defensa de mis padres a capa y espada.

Comienzo a Reír nuevamente y mis padres de nuevo vuelven a tener sus ojos llenos de luz y esperanzas,  Comienza la lucha...

Mi tía Ana María me regala un peluche que al apretarle la barriguita se escucha el Padre Nuestro, mis papis y yo rezábamos incansablemente y pedíamos por otro milagro, poder vivir ante tantas atrocidades que me han causado